De borrachos.

Dos borrachos están tirados en la mitad de la calle.

Se acerca un policía y ve que uno de ellos esta metiéndole el dedo en el culo al otro.

– A ver, ¿usted que hace?… ¿por qué le mete el dedo en el culo a su amigo?

– Estoy intentando que vomite.

-Ya, claro! Pero así no lo va a conseguir.

– Ah… ¿no?… espere a que le meta el dedo en la boca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *