En la alcoba conyugal.

En la alcoba conyugal, la sensual esposa recibe al marido diciéndole:
—Desabrocha mi blusa y déjala sobre la cama…!!!
—Sí, mi amor… le responde el marido.
—Ahora el brasier, y ponlo en la silla…!!!
—Claro mi vida…!!!
—Deja mi falda en el ropero.
—Bueno cariño…!!!
—Ahora mis panties tíralos al suelo.
—Ya está corazón…!!!

¡¡Y QUE SE A LA ÚLTIMA VEZ QUE TE PONES MI ROPA, PINCHE PUTO!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *